jueves, 25 de febrero de 2010

"Murieron por negligencia médica mi esposa y el bebé que esperaba


---Todo estaba listo, según el gineco-obstetra, para que diera a luz de manera normal. El médico le refirió para el hospital "Carlos Roa Moreno", de La Grita, donde se suponía que debían inducirle el parto. La hospitalizaron el lunes y nos explicaron que si no paría ese día, le harían cesárea el martes.

Jhonny Bautista era el esposo de Milagros Coromoto Fuentes Navas, una ama de casa, de 27 años de edad, que estaba a la espera de su tercer hijo, y que a su juicio murió, al igual que el bebé, este martes en la noche, por supuesta negligencia del grupo de médicos que estaba de guardia en el hospital de La Grita.

---El martes en la mañana la prepararon para la cesárea, le cortaron unas membranas, comenzó a sangrar y la llevaron a sala de partos, pero le dijeron que tratara de parir normal, porque no contaban con un anestesiólogo para la operación. Desde las 10:30 de la mañana, hasta las 6 de la tarde, más o menos, que me dejaron pasar a verla, estuvo en trabajo de parto, pero no pudo. El bebé estaba en la posición ideal para salir, pero ella no tenía pujo, lo que dificultaba la situación. Los médicos le insistían para que pariera.

Agregó Bautista que los doctores le decían a su esposa que colaboraba para que su hijo naciera, pero que ya la mujer estaba sin fuerzas, y el niño estaba a punto de fallecer por asfixia.

---Si me hubieran dicho que la trasladara para San Cristóbal o que la llevara a una clínica privada porque se había complicado, yo hubiera buscado los recursos y lo habría hecho. Pero los médicos, sobre todo la doctora Ana González, insistían en que mi esposa no quería "colaborar"; es más, en medio de mi desesperación me hicieron firmar un papel, en el que decía que si algo le pasaba al bebé, era culpa de Milagros. Yo firme ese papel, pero lo hice en medio de la desesperación y creyendo que los médicos hacían eso de buena fe.

Explicó que cerca de las 7 de la noche, y con pocas fuerzas debido a un derrame, su esposa fue sometida a cesárea, en la cual le extrajeron al niño sin signos vitales.

---Imagínese, el bebé pesaba casi cuatro kilos, y al parecer murió asfixiado, no porque mi esposa no quisiera pujar, sino porque no podía. Ahí sí, cuando la vieron mal, pudieron conseguir un médico privado para practicarle la cesárea, pero ya era tarde. El niño murió, y mi esposa estaba muy débil y delicada, tenía la hemoglobina en 7, por lo que la remitieron en una ambulancia al Hospital Central, muriendo en el trayecto, como a las 11:30 de la noche.

Asegura Jhonny Bautista, quien se hallaba este miércoles en la mañana a la espera de la entrega del cadáver de su esposa, que además de hacer público lo ocurrido a sus seres queridos, agotará las instancias pertinentes, hasta lograr que se haga justicia.

---Tenían que haberle practicado la cesárea 5 ó 6 horas antes, se hubieran podido salvar los dos, pero no lo hicieron. Por eso, voy a hacer la denuncia ante la Fiscalía, ante el Colegio de Médicos, ante todas las instancias posibles, para que se haga justicia, porque según me dijeron, no es la primera vez que a esta doctora, Ana González, se le mueren las parturientas y los bebés.

Fuente:www.lanacion.com.ve

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
meytabuscador vuelos baratos Free counter and web stats Venta Casas