domingo, 28 de febrero de 2010

Mujeres en Venezuela rechazan casos de violencia obstétrica


Con pancartas en las que se leía "No más violencia obstétrica" , "Yelimar somos todas", "Médic@s den la cara", activistas del movimiento de mujeres manifestaron su apoyo al primer caso de violencia obstétrica que se está procesando en Venezuela.

Las venezolanas condenaron la violencia obstétrica a la que son sometidas las mujeres gestantes en la mayoría de los centros de salud públicos y privados, en una movilización desde las puertas del Hospital Clínico Universitario para apoyar a la Ciudadana Yelimar Barreto quien tras ser sometida a este tipo de violencia, sufrió la muerte de sus gemelos Jesús Ildemaro y José Gregorio Sánchez Barreto.

Con pancartas en las que se leía "No más violencia obstétrica" , "Yelimar somos todas", "Médic@s den la cara", activistas del movimiento de mujeres manifestaron su apoyo al primer caso de violencia obstétrica que se está procesando en Venezuela, cuyo proceso de denuncia penal está cursando ante las Fiscalías 42 y 50 del Ministerio Público.

"Nuestro objetivo es hacerles saber a las autoridades del Hospital Clínico Universitario, que estamos vigilantes para que se cumplan las medidas administrativas solicitadas por la Defensora Municipal de los Derechos Humanos de las Mujeres, Dra. María Hernández Royett, en cumplimiento a lo dispuesto en la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia", señaló una de las manifestantes.

"Queremos hacer un llamado de conciencia a los médicos y médicas demostrándoles que las mujeres gestantes no están solas, que estamos dispuestas a luchar para que los cambios empiecen de una vez", puntualizó María Hernández.

A diario en algunos centros de salud públicos y privados de nuestro país, las mujeres embarazadas son sometidas a vejámenes, pruebas innecesarias, chequeos incompletos, malas praxis, por negligencia médica o por el afán de lucro de algunos profesionales. Las instituciones, los centros de salud, deben tomar medidas de sensibilización, información y capacitación para que el personal de salud cambie su actitud y prácticas vulneradoras de los derechos humanos de las mujeres gestantes.

El artículo 15 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, define la violencia obstétrica como: "Se entiende por violencia obstétrica la apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por prestadores de salud, que se expresa en un trato jerárquico deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres".

Fuente:www.radiomundial.com.ve

ISS deberá pagar más de $500 millones por negligencia médica


Por no practicar a tiempo una cesárea, el ISS fue condenado a pagar una millonaria suma además de una pensión de por vida a una menor de edad. La negligencia causó la muerte de la madre y daño cerebral irreparable en su hija.

Después de las once de la mañana el 2 de junio de 1997, Adriana González llegó a la Clínica San Rafael de Bogotá, como era su costumbre desde que quedó embarazada de su primera hija, en este momento ya con 40 semanas. Estaba afiliada al ISS y esa era la clínica que le correspondía.

Le dijo al médico que tenía dolor de cabeza, y después de un examen, éste le informó que tenía preclamsia. La única solución médica a esta enfermedad, es la inducción de parto de forma inmediata. De no ser así, la mujer podría caer en eclampsia (coma y crisis convulsivas).

"Sin embargo, de manera extraña, e injustificada, no se realizó de inmediato la cesárea a la paciente, aún a sabiendas de que el feto estaba listo para el parto, y la madre estabilizada, de modo tal que, entrada la tarde de ese día (4:20 p.m.), cuando transcurría el tiempo sin que se hubiera llevado a cabo el parto, de forma infortunada, Blanca Dolly Salazar entró en convulsión", reseña el Consejo de Estado.

A pesar de las convulsiones, los médicos del centro clínico tampoco hicieron un esfuerzo por provocar el parto de inmediato; "de forma inexplicable, por demás, el parto sólo se produjo el día siguiente a las 5:00 a.m.", cuando le practicaron una cesárea. Al momento del nacimiento Andrea* ya fue diagnosticada con daños cerebrales irreparables, "definitivos e insuperables".

Con la madre la historia no fue más alentadora. Perdió mucha sangre y le ordenaron trasfusiones que Hospital San Rafael no tenía. "Sólo unas pocas e insuficientes unidades le fueron transfundidas, mientras la familia hizo llegar, desde Medellín, 20 donantes que, tampoco fueron atendidos para que se les recibiera la sangre correspondiente".

Con la madre la historia no fue más alentadora. Perdió mucha sangre y le ordenaron trasfusiones que Hospital San Rafael no tenía. "Sólo unas pocas e insuficientes unidades le fueron transfundidas, mientras la familia hizo llegar, desde Medellín, 20 donantes que, tampoco fueron atendidos para que se les recibiera la sangre correspondiente". Posteriormente murió.

La familia decidió demandar por los daños causados a su familia en 1999, y después de varios trámites en juzgados de primera y segunda instancia, ésta llegó a la Sección Tercera del Consejo de Estado.

Por ello el Consejo de Estado condenó a que el Hospital San Rafael y el ISS pagaran de forma solidaria un total de $580754316 a la niña, su papá, los papás de Adriana y a sus hermanas, por los perjuicios morales que les causó la muerte de la mujer, y los daños cerebrales irreversibles de la niña.

Adicionalmente el ISS y el Hospital tendrán que atender de por vida a la niña y suministrarle toda la medicina que requiera, y el ISS tendrá que pagarle una pensión equivalente a un salario mínimo mensual por el resto de su vida desde que cumpla 18 años de edad.

Fuente:www.elespectador.com

13000 denuncias....¿Dios tantas?


La Asociación el Defensor del Paciente ha recibido, en lo que va de año, un total de 12.837 denuncias sobre presuntas negligencias médicas cometidas en España --unas 561 más que las notificadas en 2008--, de las que 586 terminaron con la muerte del paciente, unos 78 casos más que el año anterior, según la Memoria 2009, presentada este miércoles en Madrid por la presidenta de esta organización, Carmen Flores.

La mayoría de los pacientes denunciaron supuestos errores diagnósticos, cometidos sobre todo en Urgencias, aunque otros notificaron intervenciones mal realizadas, altas "precipitadas", infecciones y retraso de ambulancias, según este informe.

Los servicios con más quejas este año fueron, por este orden, Traumatología, Ginecología, Urgencias, Cirugía General, Oncología, Ambulancias y Transporte Sanitario, Historias Clínicas y Documentación Médica, Odontología, Cirugía Plástica y Cardiología.

Según este informe, un total de 132 supuestos casos de negligencias afectaron a bebés, que habrían nacido con discapacidad, 16 casos más que en 2008; 73 acabaron en discapacidad tras una intervención quirúrgica, 13 casos más que en 2008; y 55 casos de contagios de hepatitis C en transfusiones, 2 menos que en 2008.

Asimismo, el estudio recoge 61 denuncias por pacientes que habrían fallecido por infecciones hospitalarias y 8 muertes en intervenciones de reducción de estómago, 12 menos que el año anterior.

Por otra parte, el informe recoge 653 casos de agresiones físicas a médicos, más del 65 por ciento de ellas motivadas "porque el paciente 'se sintió maltratado, amenazado o coaccionado' para no reclamar sus derechos por parte del personal sanitario".

Por comunidades autónomas, donde se denunciaron más casos fue en Madrid (3.851), seguida de Andalucía (1.678); Cataluña (1.334); Valencia (1.205); Castilla León (706); Galicia (647); País Vasco (613); Murcia (502); Castilla-La Mancha (499); Canarias (330); Aragón (327); Extremadura (301); Asturias (260); Cantabria (245); Baleares (201); Navarra (72), y La Rioja, en el último lugar, con 52 casos.

Destaca el caso de la Comunidad de Madrid, donde los hospitales más denunciados fueron el Hospital Clínico San Carlos, La Paz, el Gregorio Marañón, el Doce de Octubre y el Hospital Ramón y Cajal.

Dice esta asociación que las listas de espera, la falta de personal y la saturación de las Urgencias siguen siendo el talón de Aquiles de la sanidad madrileña, con especial mención a los ocho nuevos hospitales de la comunidad, con problemas añadidos como falta de instrumental médico o "agendas cerradas" para ciertos servicios.


LOS HOSPITALES MÁS DENUNCIADOS

En Cataluña, los hospitales más denunciados ante esta asociación fueron el de Bellvitge; Vall d'Hebron; el Hospital Clínic i Provincial de Barcelona; la Corporació Sanitària Parc Taulí, y el Hospital Germans Trias i Pujol-Can Ruti. Los servicios con más quejas: Ginecología, Traumatología, Urgencias, Cirugía y Oncología.

En Valencia, fueron La Fe; el Hospital General Universitario de Alicante, el de Valencia; el Hospital Clínico Universitario de Valencia y el Hospital de la Ribera de Alzira. Acumularon las quejas Traumatología; Urgencias; Ginecología; Cirugía y Oncología.

En Castilla León las denuncias fueron para el Complejo Asistencial de León, Hospital Clínico Universitario de Valladolid; Complejo Asistencial de Burgos; Hospital Universitario de Salamanca y el Hospital Universitario del Río Hortega de Valladolid. Por servicios, fueron denunciados, por este orden, Traumatología, Ginecología, Ambulancias, Urgencias y Cirugía.

En Galicia, fueron el Complexo Hospital Universitario de A Coruña (Juan Canalejo); el Complexo Universitario de Vigo; el Complexo Hospital Santiago de Compostela; el Complexo Hospital de Pontevedra; y el Complexo Hospital Arquitecto Marcide de Ferrol. Por servicios, fueron Traumatología, Urgencias, Listas de espera, Ginecología y Cirugía.


En País Vasco, el Hospital de Cruces; Hospital Donostia; Hospital Galdacano-Usansolo; Hospital Txagorritxu; y el Hospital de Basurto. Por servicios, Traumatología, Ginecología; Urgencias y Cirugía General.

En Murcia, los hospitales más denunciados fueron el Virgen de La Arrixaca, el Complejo Universitario Santa María del Rosell, el Hospital Rafael Méndez, el Hospital General Universitario Reina Sofía y el Hospital J. M. Morales Meseguer. Por servicios, Traumatología, Ginecología, Urgencias, Cirugía y Ambulancias.

En Castilla-La Mancha, el Complejo Hospital de Toledo, el Hospital General de Ciudad Real, el Complejo Hospital Universitario de Albacete, el Hospital General Universitario de Guadalajara, y el Hospital General Virgen de la Luz. Por servicios, Traumatología, Cirugía, Ginecología y Ambulancias.

En Canarias, el Complejo Hospitalario Doctor Negrín, el Complejo Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, el Complejo Hospital Universitario Insular-Materno Infantil; el Hospital Universitario e Canarias y el Hospital Sur. Por servicios, Traumatología, Urgencias y listas de espera.

En Aragón, el Hospital Universitario Miguel Servet, el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, el Hospital General San Jorge, el Hospital Royo Villanova y el Hospital de Barbastro, sobre todo en Traumatología, Cirugía, Urgencias, Ginecología y Oncología.

En Asturias, el Hospital Universitario Central de Asturias, Hospital de Cabueñes, Hospital Valle del Nalón, Hospita. San Agustín y Fundación Hospital de Jove, en Traumatología, Ginecología, Cirugía, Urgencias y Oncología.

En Cantabria, el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, el Hospital Sierrallana y el Hospital Comarcal de Laredo. Por servicios, Cirugía, Traumatología, Ginecología, Urgencias y Oncología.

En Baleares, Complejo Asistencial Son Dureta, Hospital Son Llàtzer, y Hospital Can Misses, sobre todo en Traumatología, Cirugía general, Ginecología, Urgencias y Oncología.

En Navarra, el Hospital Virgen del Camino, el Hospital de Navarra, y el Hospital. Reina Sofía, sobre todo en Traumatología, Ginecología, Urgencias, Oncología y Cirugía.

En La Rioja, el Complejo Hospital San Millán-San Pedro de La Rioja, la Fundación Hospital Calahorra, y el Policlínico Riojano Nuestra Señora de Valvanera, acumulando por este orden más denuncias Traumatología, Ginecología, Cirugía, Urgencias y Oncología.

Que nos espera aquí en Venezuela...ay Dios

Fuente:es.globedia.com

Hospitales: ¿son confiables?


Cientos de miles de personas alrededor del mundo acuden diariamente a los hospitales por alguna dolencia. Muchos son dados de alta sanos y salvos mientras que varios otros salen peor de lo ingresaron.


De acuerdo a estudios realizados en algunos países del mundo, muchas personas que ingresan a un hospital son víctimas de errores médicos.

Lo más común son equivocaciones en una operación, infecciones, complicaciones por medicamentos mal recetados o el error de no diagnosticar un mal a tiempo.

Como botón de muestra, según una investigación publicada en Gran Bretaña por la revista Quality and Safty in Health Care (Calidad y Seguridad en el Cuidado Sanitario) uno de cada 10 pacientes sufre de algún error médico en el servicio de salud público.

En Estados Unidos, la Agencia para la Investigación y Calidad señaló que más personas mueren a causa de errores médicos que de accidentes de tránsito, cáncer de mama o SIDA. Se calcula que el número de casos anuales está entre 44.000 y 98.000 personas.

La situación en América Latina es incierta ya que hasta el momento no existen registros ni agencias nacionales encargadas de monitorear las tasas de errores médicos en hospitales.

A pesar de eso, algunas instituciones privadas han comenzado a trabajar en el tema y están implementando programas para prevenir estos errores, algunas veces fatales.

Fuente:newsforums.bbc.co.uk

jueves, 25 de febrero de 2010

Ordenan enjuiciar a tres médicos en Guanare


Después de evaluar los medios de pruebas aportados por la representante del Ministerio Público, fue admitida la acusación y ordenado el enjuiciamiento de tres médicos de una clínica ubicada en Guanare, estado Portuguesa, a raíz del deceso, luego de una intervención quirúrgica, de una niña de nueve años, hecho ocurrido el 6 de junio de 2005.

En la audiencia preliminar, las fiscales 6º del Sistema de Protección del Niño y del Adolescente, Arelys Véliz Rodríguez y Simara López, ratificaron la acusación contra los galenos Juan Carlos Machado, Juhil Rafael Ramos y Fausto Teodulfo Parra, por la presunta comisión del delito de homicidio culposo por culpa consciente, previsto en el artículo 409 del Código Penal.

En ese sentido, el Tribunal 3º de Control de Portuguesa, admitió en su totalidad el contenido de la acusación, los medios de pruebas y, en consecuencia, ordenó que el caso se tramite ante un tribunal de juicio.

A principios de junio de 2005, los padres de la infante la trasladaron hasta la clínica Luis Razetti, lugar en que le fue practicada una intervención quirúrgica con el fin de solucionarle un problema de salud en las amigdalas.

Una vez realizada la operación, la paciente fue trasladada a una habitación. Sin embargo, se produjo una falla eléctrica en la zona donde está ubicada la clínica, en la cual al no contarse con una planta de emergencia, presuntamente no se pudo prestar un servicio adecuado, puesto que ni siquiera se tenía a mano un respirador pediátrico, sino de adulto.

La salud de la infante se vio afectada, broncoaspiró y, finalmente, se produjo su deceso.

En vista de esa situación, los padres de la infante decidieron realizar la denuncia en la delegación del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.

La justicia siempre llega para los asesinos. Tarde o temprano el escudo que los protege se quebranta. Todo lo ve Dios.

Fuente:www.consumid.org

Médico: Evade justicia venezolana


El médico del Hospital Clínicas Caracas Jack Bandel, investigado por homicidio culposo contra el menor Miguel de Jesús Ventura y con orden de captura por practicar mala praxis médica contra una menor, se encuentra evadido de la justicia venezolana, tal como lo informó el padre de la infante afectada, Miguel Marzullo.

Por mala praxis médica, los galenos de dicho centro clínico privado Klaus Meyer (cirujano cardiovascular, fallecido recientemente), Jack Bandel (cardiólogo pediatra) y Alix Cáceres (anestesióloga), fueron investigados por la Fiscalía General de la República.

Miguel Valentino Marzullo, padre de la paciente Valentina Marzullo Linares, informó que su hija permanece en estado vegetativo desde que fue intervenida quirúrgicamente el 23 de noviembre de 2004, en el citado centro de atención, ubicado en San Bernardino, cuando apenas contaba con 3 años de edad.

Valentina Marzullo, tal como lo explicó su progenitor, padecía de una cardiopatía desde su nacimiento y tenía que recibir una nueva operación quirúrgica.

'Sin embargo, la menor llevaba una vida completamente normal, reía, cantaba, estudiaba segundo nivel de pre-escolar, hablaba, soñaba, pedía la bendición', expresó el padre.

Los exámenes preoperatorios de Valentina registraban una alteración de los niveles de coagulación, por lo que la operación de la niña debía ser postergada.

Al parecer, los tres médicos antes mencionados obviaron los registros de los exámenes de la menor y aún así decidieron efectuar la intervención, la cual ocasionó en Valentina Marzullo un derrame de sangre por más de dos horas.

Miguel Marzullo comentó que su hija estaba ingiriendo aspirinas diariamente, medicamento que debe ser suspendido por lo menos una semana antes de una operación quirúrgica.

'Nosotros les informamos a los médicos que Valentina estaba tomando aspirina, eso consta en el informe médico que llenamos en la clínica', aclaró Marzullo.

Marzullo informó que éste no es el único caso de mala praxis que han efectuado dichos galenos. Meyer, Bandel, junto con la médico cardióloga Renata Revelchión, han sido acusados de homicidio culposo por los fiscales 8º, Orlando Villamizar, y 9º, Norma Pérez.

Miguel de Jesús Ventura murió a los seis años de edad en el año 1999, a causa de recibir, por más de 14 días, óxido nítrico, sustancia que aún no cuenta con la permisología para su uso.

De acuerdo con un examen forense, realizado por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), el infante permaneció tres días sin vida en la sala de Terapia Intensiva sin que le fuera comunicado a sus padres, quienes pensaban que su hijo aún estaba en recuperación.

La orden de captura por el caso de la infante Marzullo se encuentra en el tribunal 49 de Control, y la investigación de homicidio culposo contra el menor Ventura en el juzgado noveno de Juicio.

Fuente:www.aporrea.org

"Murieron por negligencia médica mi esposa y el bebé que esperaba


---Todo estaba listo, según el gineco-obstetra, para que diera a luz de manera normal. El médico le refirió para el hospital "Carlos Roa Moreno", de La Grita, donde se suponía que debían inducirle el parto. La hospitalizaron el lunes y nos explicaron que si no paría ese día, le harían cesárea el martes.

Jhonny Bautista era el esposo de Milagros Coromoto Fuentes Navas, una ama de casa, de 27 años de edad, que estaba a la espera de su tercer hijo, y que a su juicio murió, al igual que el bebé, este martes en la noche, por supuesta negligencia del grupo de médicos que estaba de guardia en el hospital de La Grita.

---El martes en la mañana la prepararon para la cesárea, le cortaron unas membranas, comenzó a sangrar y la llevaron a sala de partos, pero le dijeron que tratara de parir normal, porque no contaban con un anestesiólogo para la operación. Desde las 10:30 de la mañana, hasta las 6 de la tarde, más o menos, que me dejaron pasar a verla, estuvo en trabajo de parto, pero no pudo. El bebé estaba en la posición ideal para salir, pero ella no tenía pujo, lo que dificultaba la situación. Los médicos le insistían para que pariera.

Agregó Bautista que los doctores le decían a su esposa que colaboraba para que su hijo naciera, pero que ya la mujer estaba sin fuerzas, y el niño estaba a punto de fallecer por asfixia.

---Si me hubieran dicho que la trasladara para San Cristóbal o que la llevara a una clínica privada porque se había complicado, yo hubiera buscado los recursos y lo habría hecho. Pero los médicos, sobre todo la doctora Ana González, insistían en que mi esposa no quería "colaborar"; es más, en medio de mi desesperación me hicieron firmar un papel, en el que decía que si algo le pasaba al bebé, era culpa de Milagros. Yo firme ese papel, pero lo hice en medio de la desesperación y creyendo que los médicos hacían eso de buena fe.

Explicó que cerca de las 7 de la noche, y con pocas fuerzas debido a un derrame, su esposa fue sometida a cesárea, en la cual le extrajeron al niño sin signos vitales.

---Imagínese, el bebé pesaba casi cuatro kilos, y al parecer murió asfixiado, no porque mi esposa no quisiera pujar, sino porque no podía. Ahí sí, cuando la vieron mal, pudieron conseguir un médico privado para practicarle la cesárea, pero ya era tarde. El niño murió, y mi esposa estaba muy débil y delicada, tenía la hemoglobina en 7, por lo que la remitieron en una ambulancia al Hospital Central, muriendo en el trayecto, como a las 11:30 de la noche.

Asegura Jhonny Bautista, quien se hallaba este miércoles en la mañana a la espera de la entrega del cadáver de su esposa, que además de hacer público lo ocurrido a sus seres queridos, agotará las instancias pertinentes, hasta lograr que se haga justicia.

---Tenían que haberle practicado la cesárea 5 ó 6 horas antes, se hubieran podido salvar los dos, pero no lo hicieron. Por eso, voy a hacer la denuncia ante la Fiscalía, ante el Colegio de Médicos, ante todas las instancias posibles, para que se haga justicia, porque según me dijeron, no es la primera vez que a esta doctora, Ana González, se le mueren las parturientas y los bebés.

Fuente:www.lanacion.com.ve

¡Crimen sin Castigo!


“A la Memoria Inolvidable e Inmaculada de Ana Cecilia. Mi Bonita Chinita, mi Linda y Bella Nieta”.



Ana Cecilia mi dulce nieta falleció el jueves 30 de octubre del 2008 en la Clínica “Puerto Ordaz”. Murió después de catorce días de agonía, luego de sufrir los ataques mortales de la enfermedad denominada Preeclampsia, enfermedad común entre las mujeres parturientas en la primera mitad del siglo XX, pero muy poco frecuente en la actualidad. Una simple prueba de sangre podría ayudar a detectar, a descubrir en los primero meses de gestación, la posibilidad de que la futura madre desarrolle preeclampsia, una complicación del embarazo causada por un aumento de la tensión arterial.

Investigaciones científicas señalan que un nivel bajo de proteína en la orina durante las primeras etapas del embarazo podría ser una señal de que la madre desarrollará esta terrible enfermedad, pero un presunto doctor en medicina, con post grado en Ginecología y Obstetricia, de apellido Tovar, no realizó ninguna investigación o estudio de la enfermedad, y por pésima práctica médica, mi inocente nieta de 25 años perdió su joven vida. ¿Este crimen quedará sin castigo? ¿Las autoridades no investigarán la negligencia médica en este increíble caso? los familiares de la víctima solicitan de las autoridades competentes una profunda y completa investigación que rodearon la muerte de mi nieta Ana Cecilia.

La Preeclampsia, casi siempre se presenta entre el segundo y tercer trimestre de gestación y se caracteriza por una alta tensión arterial, la presencia de proteínas en la orina y retención de líquidos, por lo que médicos optan por inducir el parto para que la vida de la madre no corra peligro. ¿Por qué el presunto galeno no aplicó sus conocimientos científicas para salvar la vida de Ana Cecilia? Lo más doloroso del caso lo constituye el absurdo dictamen, según el cual, la embarazada madre pariría entre el 29 y el 30 de octubre. Los doctores René Machuca y José Antonio Rodríguez practicaron la cesárea el jueves, 16 de octubre, pero el crimen ya había sido consumado.

Según mi círculo familiar y amistades cercanas, soy catalogado como hombre ateo, es decir, no creer en Dios, o motivos religiosos. Desde la aplicación de la cesárea el 16/10/2008 hasta el momento de la muerte ocurrida el 30/10/2008, recé, supliqué y lloré por la vida de mi nieta bonita. Recé, Supliqué y Lloré por la vida de mi chinita linda. Nadie me oyó. ¿Quién puede creer en dogmas religiosos, cuando impotentes sentimos que el ser querido pierde la vida minuto a minuto, como consecuencia de una incapacidad médica? ¿Quién puede creer en bálsamos y milagros religiosos, cuando por culpa de la negligencia médica, fracasa la llamada ciencia de Hipócrates y Galeno? generalmente los llamados ateos tienen toda la razón científica para dejar de creer en falsos ídolos. La noche de la muerte de mi nieta, su madre con justificada razón y rabia, exclamaba: “Desde este momento seré mas rebelde y más incrédula”.

Su acción desesperada tiene toda la razón, pues acababa de perder a un amor insustituible en su vida vacía. Respeto las distintas corrientes y creencias religiosas, pero no las comparto ni creo en ellas. ¿Por qué? porque son como los partidos políticos.

Existen centenares de religiosos ¿Cuál tiene la verdad absoluta?.

Ningún crimen puede quedar impune. No puede quedar sin castigo, y los médicos abusando de su condición económica y social pueden gozar de impunidad para cometer delitos mortales contra sus pacientes. Muchos crímenes en Ciudad Guayana cometidos por médicos inescrupulosos de lujosas Clínicas, han quedado sin castigo ni sanción moral o administrativa. El crimen de mi nieta no deben quedar sin castigo.

Fuente:nuevaprensa.com.ve

FARMACÉUTICA: muerte por mala praxis medica


Denuncian que mala praxis en Maternidad privada en Maragrita produce muerte de Famrnacéuta



El día lunes 12-05-2008, la Dra. Sandra Millán de Hernández (farmacéutica), fue a hacerse una cesárea planificada, en la clínica maternidad el angel, ubicada exactamente en la urb. Playa El Angel su vida y la de su bebé, estaba totalmente normal, toda la familia feliz por la bienvenida de la bebé y por la dicha que díos le había concebido a nuestra querida Sandra de repente fue sacada del quirófano de la "Maternidad El Angel", con una hemorragia.

En medio de la angustia todos se preguntaban ¿y el doctor? ¿donde esta el doctor?...
Bueno no fue vista a tiempo por el Dr. Rubén Salomón. No basto con esto las horas pasaban y pasaban y nadie sabia nada de la vida de Sandra, a las 3:00 de la tarde mientras este Dr. realizaba la historia “murmuraba que había perdido 500 CC de sangre”.

La volvieron a meter por segunda vez a quirófano le hicieron una exteroptomía de emergencia sin tomar las precauciones. Pues en esa clínica no hay banco de sangre, no hay aparatos para una emergencia de alto riesgo lo que existe es puro lujo, buena ubicación de la clínica, punto de venta, secretaria y un doctor que lo que hace es cobrar y dejar sin vida a los pacientes y destruir los sentimientos de las familias neoespartanas.

La vida de esta madre y su pequeña bebé estaban en manos de un médico sin ética, sin razón, sin moral, sin responsabilidad y sin sentimientos, lamentablemente nuestra querida Sandra murió desangrada, fue sacada de allí sin, signos vitales al hospital, sin saber nosotros que ella salía de esa maternidad en ese estado de muerte, el traslado al hospital fue puro parapeto médico.

Mensajes de la Familia Millán Hernández:
Madres no se dejen llevar ni por el lujo ni por las apariencias ni se dejen convencer...lo mas valioso es nuestra vida, nuestros hijos y nuestra familia.

Fuente:www.reporteconfidencial.info

Denuncian mala praxis médica en una clínica de San Cristóbal


La paciente falleció por negligencia asistencial

Un caso de mala praxis médica, en una de las clínicas más reconocidas de San Cristóbal, fue denunciado por Yorkley Villasmil, hija de una paciente que falleció luego de ser operada en dicho centro asistencial.

La madre de la denunciante, Juanita Villasmil Rozo, fue internada por emergencia en la clínica el pasado martes 10 de marzo, ya que presentaba dolor en la vesícula. El personal de Emergencia y el médico tratante le detectaron cálculos, por lo que diagnosticaron que debía ser operada.

La intervención quirúrgica se llevó a cabo al día siguiente, pero los familiares le pidieron al doctor que no la hiciera a través del método de laparoscopia, sino que trabajara de manera tradicional, para que de una vez le extirpara una hernia que tenía la paciente en la boca del estómago.

---Mi mamá fue ingresada a pabellón a las 10:30 de la mañana, el día miércoles 11 de marzo. Pasaron horas y no se tenía información con respecto al estado en que se encontraba. A las 3:30 de la tarde, una de mis hermanas solicitó información del estado de mi mamá y una enfermera fue quien nos dijo que estaba internada en UCI (Cuidados Intensivos)--- dijo Yorkley Villasmil.

En vista de que la familia no tenía conocimiento de la situación de Juanita Villasmil y no sabían por qué razón estaba en UCI, se dirigieron al consultorio del médico tratante, fuera de la clínica donde fue operada, para buscar una respuesta.

---Él lo que nos dijo fue que le había hecho laparoscopia para explorarla y que le había colocado anestesia demás, por la edad de la paciente. Eso perjudicó más a mi mamá, porque sufría de cirrosis nodular--- expresó la denunciante.

---El médico también nos dijo que ella tenía el hígado inflamado y que no estaba funcionando al 100%, por lo que se encontraba en UCI. Luego de las 6:30 de la tarde, nos dijeron que ya estaba respondiendo a algunos estímulos, pero no había despertado de la anestesia. Al otro día nos informaron que tenía un enema pulmonar--- manifestó Villasmil.

Debido a que el límite del seguro de 37 mil bolívares (37 millones viejos) se agotó, y no tenían más recursos, se vieron en la obligación de trasladar a la paciente a la UCI del Hospital Central, pero se vieron en la necesidad de contratar una ambulancia especializada, ya que en la clínica no había una apta para las necesidades médicas que tenía Juanita Villasmil.

---Cuando mi mamá ingresó al Central le hicieron un informe médico, para saber en las condiciones en que estaban recibiéndola. Nos dijeron que tenía neumonía y que venía en muy mal estado, ya que el servicio de enfermería de la clínica no había aseado su cuerpo, ni había realizado el curetaje respectivo de las heridas, además de que presentaba fiebre a 40 grados, cuestión que no sabíamos, porque nadie de la clínica nos lo había informado--- agregó la denunciante.

---Lo más grave es que también nos enteramos de que el médico la empezó a operar por laparoscopia y le perforó el intestino delgado, de lo cual nunca nos informó, pero está documentado en el informe médico que él le pasó al Hospital Central. Todo esto demuestra la negligencia que hubo por parte del personal de la clínica y del médico--- dijo.

Villasmil hizo un llamado a Indepabis para que esté pendiente de las clínicas del Estado, ya que -según ella- la ética "la han dejado a un lado y lo que buscan es beneficios económicos, nada más", porque durante los días que estuvo la paciente internada en la clínica, el seguro canceló 37 mil bolívares fuertes, de los 40 mil 625 que arrojó la cuenta, dejando una deuda de 3 mil 625 bolívares fuertes, que no piensan pagar los familiares, ya que Juanita Villasmil finalmente murió.

---No es justo que jueguen con la salud de las personas, porque ahora los médicos se olvidan del juramento que hacen cuando se convierten en profesionales y de la sinceridad y la ética que deben tener--- expresó consternada Yorkley Villasmil.

En San Cristóbal hay dos centros de salud privado Centro Clinico San Cristóal y Clinica Táchira. ¿Cual de ellos es responsable?

Fuente:www.lanacion.com.ve

Denuncian mala praxis en clínica Chilemex


La señora Cristian Jiménez, de 36 años, está viva de milagro, ya que hace dos años fue víctima de una mala praxis, cuando le practicaron una laparoscopia, para el drenaje de una de sus trompas, en la clínica Chilemex de Puerto Ordaz.

La denuncia fue realizada ante la fiscalía 11 del Ministerio Público, a cargo del doctor Franklin Rojas, quien es el encargado de llevar las investigaciones de este hecho, y el próximo 15 de septiembre se realizará una audiencia de este caso, en el Tribunal Primero de Control.

La intervención quirúrgica que le realizaron a esta mujer, parecía muy simple y sin ningún tipo de complicaciones, pese a esto, Jiménez aseguró que, “un error del médico tratante y la falta de atención en la clínica casi me cuestan la vida”.

Según la víctima, ella tenía varios meses en control con un gineco-obstreta, practicándose una serie de evaluaciones en busca del sueño de toda mujer: concebir un bebé.

La fémina explicó que, “Claudio Puga, es el médico que me trató, yo me realice varios exámenes para poder tener un bebé, en uno de esos exámenes, él me indicó que necesitaba drenar una de mis trompas que estaba obstruida”.

Comentó que, “él me dijo que la intervención era rápida, y sin ningún tipo de complicaciones, pero no fue así, porque durante la misma me perforaron la vena aorta abdominal, lo que hizo que perdiera una cantidad considerable de sangre, que me mantuvo 5 días, en terapia intensiva”.

Jiménez relató que en medio de la operación, solicitaron al banco de sangre de la clínica, hemoderivados para solventar la pérdida y estabilizarla, pero el banco se encontraba cerrado.

Mientras buscaban al hemoterapista, o llamaban a algún responsable del banco de sangre, yo empeoraba dentro del quirófano y no le decían nada a mis familiares, quienes estaban angustiados porque no salía de la operación” exclamó esta mujer.


Sólo les importa el dinero”

Esta dama, aseguró que, “en esta clínica sólo les importa el dinero, y no prestar un buen servicio y mucho más cuando se trata de la vida de personas que ponen su confianza en los especialista que allí trabajan”.

Manifestó que, luego de salir de terapia intensiva, el monto del cobro de los servicios de la clínica se quintuplicó al acordado en un primer momento. La primera cifra era de 8.500 Bsf, y luego subió a 45 mil Bsf.

Ellos me quieren cobrar por un error que cometieron en el quirófano, eso no era un mal que yo presentaba, al contrario, ellos se equivocaron y ven en el paciente una máquina de hacer dinero, y no les importa la negligencia médica ni responder por su responsabilidad, sino cobrar” acotó Jiménez.

Es por ello, que esta fémina acudió al Indepabis y formuló la denuncia, para que inicien una investigación en contra de la clínica y le hagan un resarcimiento de los daños.

Uno queda con vida para contar su experiencia, y evitar que otras personas pasen por esta desagradable situación, yo todavía no he logrado concebir un bebé, pero afortunadamente yo estoy viva, por eso quise contarlo ” culminó Jiménez.

Fuente:nuevaprensa.com.ve

Mi angelito lo mataron


Alex Figueroa, quien forma parte del departamento de seguridad de esta casa editora, denunció la presunta negligencia médica por parte del pediatra Julián Rivero, quien se desempeñó como neonatólogo para el momento del nacimiento de su hijo, que tuvo lugar el pasado lunes 23 de junio, a las 10:30 de la mañana, en la clínica “Sinaí”, ubicada en el centro de la ciudad, de Valencia a la vez que lo señala como “presunto responsable directo de su muerte”.


Figueroa aseguró que el bebé nació vivo y saludable, pesando 4 kilos 400 gramos, peso que le causó asombro al galeno Rivero, quien le preguntó que si en su familia habían antecedentes diabéticos, a lo que él respondió que sí, sin embargo, “el doctor aseguró que el recién nacido se encontraba en perfectas condiciones de salud, ya que él lo había examinado, luego de la cesárea que se le practicó a mi esposa”.

Seguidamente, subieron a la madre junto a la criatura a la habitación, donde Figueroa al observar a su hijo, se percató que tenía moradas las uñas y un color amarillo muy acentuado, por lo que le informó al médico, quien solicitó practicarle un examen de bilirrubina, que arrojó un alto nivel. Ante esta situación, el “doctor Rivero se presentó a las 4 de la tarde, diciendo que le haría seguimiento al caso, y a partir de ese momento no apareció más, hasta el día siguiente”, añadió.

El denunciante manifestó que “alrededor de las 7 de la noche le colocaron en la habitación una lámpara al bebé, cuando en la clínica había incubadoras, sin siquiera realizarle un chequeo periódico, por lo alto de la bilirrubina, lo que me causó impresión ya que se trata de un centro médico especializado en maternidad”. Asimismo, aseveró que “no hubo médico pediatra de guardia durante toda la noche, o por lo menos jamás se acercó a revisar a mi hijo, sólo entró al cuarto un médico general que nos manifestó que el niño se mejoraría con la lámpara”.

Figueroa indicó que al día siguiente del nacimiento, el 24 de junio, en vista de que el neonato seguía conservando el color amarillo en su cuerpo, llamó telefónicamente al ginecólogo que había atendido a su esposa, quien gentilmente se comunicó con la clínica y logró que enviaran a las 8:30 de la mañana a una bionalista para que le repitiera los exámenes de bilirrubina, mientras que el galeno Rivero apareció a las 9 de la mañana aproximadamente.

Una vez obtenido los resultados, Rivero, en lugar de cumplir con el juramento de Hipócrates, y buscarle una inmediata solución al estado de salud de la criatura”, se dispuso a preguntarle al padre -de manera aislada- si disponía de dinero, ya que el tratamiento era costoso, a lo que el afectado respondió que no tenía posibilidades económicas.

En vista de lo avanzado del tiempo y “la presunta negligencia médica” del doctor Rivero, Figueroa se retiró de la clínica “Sinaí”, sin que les hicieran entrega del certificado de nacimiento, ya que los representantes del centro médico, alegaron “que carecían del mismo, porque Insalud no los había dotado”. Posteriormente, el recién nacido fue trasladado por sus padres en carro particular a la Ciudad Hospitalaria “Dr. Enrique Tejera” (CHET), donde fue atendido y recibió los servicios médicos requeridos. Le realizaron la transfusión y se mantuvo en observación durante toda la noche, pero lamentablemente en la mañana presentó fiebre, vomitó sangre y le dio un mortal paro respiratorio.

Por otra parte, Figueroa narró que en la morgue de la CHET no querían entregarle el cuerpo sin vida de su hijo, puesto que no tenía el certificado de nacimiento, razón por la cual tuvo que volver a la clínica “Sinaí”, donde les informaron que se harían responsables de la entrega del cadáver. Del centro materno enviaron a la medicatura forense a una dama del personal de limpieza, para que le tomara las huellas al neonato y otorgará el certificado de nacimiento, “pero en un descuido, la señora se dispuso a retirarse, sin que se realizara aún la entrega del cadáver del bebé, por lo que la retuvimos y llamamos a la directora de la clínica, Milagros Freites Arias, quien sin sentimiento alguno acotó que no tenía ninguna responsabilidad en la entrega del cuerpo sin vida del niño”.

Por lo antes expuesto, Alex Figueroa formuló la respectiva denuncia ante el Ministerio Público, la cual recayó en la Fiscalía 20, a fin de que se lleven a cabo las investigaciones de rigor.

“Yo le pido a la fiscal Superior doctora Ambar Gudiño, que se aboque al caso para que se logre sancionar disciplinariamente al doctor Julián Rivero por su presunta negligencia médica y a la clínica Sinaí por su supuesta responsabilidad. Con esto jamás recuperaremos a nuestro hijo, pero sí lograremos alertar a tanta gente inocente para que no pasen por esta fatalidad”, afirmó Figueroa.

Fuente:www.el-carabobeno.com

miércoles, 24 de febrero de 2010

Mi versión sobre la muerte de mis gemelos


El pasado 18 de mayo del 2009 organizaciones feministas del país protestaron ante la puerta principal del Hospital Clínico Universitario de Caracas contra la violencia obstétrica a la que fue sometida en esa institución hospitalaria Yelimar Barreto, quien presentaba un embarazo gemelar de alto riesgo y le fue negada la posibilidad de salvarlo


Controlé mi embarazo gemelar monocorial biamniótico en el Hospital Universitario de Caracas (H.U.C.); por ser un embarazo múltiple es considerado de alto riesgo obstétrico. Escogí este hospital pues están dotados con los mejores especialistas y equipos.

El sábado 14-3-09 a las 7 a.m. me presenté en la emergencia del hospital, manifestándole al funcionario de la entrada que había presentado a las 5 a.m. una pérdida considerable de líquido amniótico y que cursaba un embarazo gemelar de 27 semanas; él permitió mi ingreso y solicitó una silla de ruedas para que me trasladaran al piso 10, servicio de Obstetricia. Debía esperar ser revisada; pasaron 3 horas y nada, pregunté a una enfermera cuánto más tendría que esperar, me dijo que había notado mi ingreso en silla de ruedas y que no entendía por qué no me habían pasado; entró a informar lo sucedido y me pasaron, me realizaron un tacto y me enviaron a perinatología a realizarme un Ecosonograma con la Dra. Susana De Vita, la cual concluyó que uno de los fetos poseía efectivamente un 50% menos del líquido con respecto al eco anterior, pues llevé mis exámenes y ecos, además de contar con la historia clínica por llevar mi control allí. Ella nos acompañó personalmente y le explicó a la médica de guardia lo que vio en el eco. Me dijo que si no era hospitalizada de inmediato, debía acudir el lunes 16 a realizarme otro eco porque era preocupante. Allí sólo me ordenaron un PCR y un urocultivo, dijeron que me fuera a casa y si seguía perdiendo líquido debía volver. No se me suministró ningún medicamento ni se me prescribió para la casa. Antes de irme pasé por el laboratorio del hospital a realizarme el PCR. El domingo 15 seguí perdiendo líquido y regresé al Hospital pero no me atendieron, estuve allí 4 horas. Una enfermera me dijo que habían muchas emergencias y que era mejor volver a casa y acostarme que estar allí sentada.

El lunes 16-03-2009 a las 8 a.m. fui a buscar a la Dra. De Vita, la cual me presentó a la jefa del servicio, ella misma en compañía de De Vita me realizó el eco comparándolo con el del sábado 14-03, y concluyó que ese feto (el de 500 gr.) había perdido ya todo el líquido y me manifestó que si moría no perjudicaba en nada al otro feto (el de 600 gr.), ya que poseían sacos amnióticos separados y de darse ese caso el otro bebé podía llegar a término de manera normal. Ambas ordenaron mi hospitalización con control de signos vitales cada hora (toma de temperatura, tensión, etc.) y verificación de la frecuencia cardiaca de ambos fetos cada 2 horas. Eran las 12:30 p.m, nunca se me explicó lo que ocurría, ni por qué, o por qué no me realizaban una cesárea de emergencia y los colocaban en incubadora a pesar de que yo se lo pregunté a todo el grupo, no se me suministró ningún medicamento para evitar que se iniciara el trabajo de parto, permanecí más de 12 horas, sólo con las revisiones de mis signos vitales y las de mis bebés, las cuales siempre fueron estables. A las 12 a.m. comenzaron las contracciones, le pregunté una vez más a la Dra. Jeismar Bello que por qué no se me practicaba la cesárea. Al fin respondió que era porque ya se había iniciado el trabajo de parto, entonces ¿por qué no la hicieron 2 días antes? Me encontraba en preparto, me realizó el tacto y dijo que estaba la dilatación completa y que debía ser llevada a sala de parto, me hicieron un Ecosonograma con Doppler y los fetos estaban ambos transversos y vivos. Me llevaron a parir vaginalmente, por más que pujé con todas mis fuerzas sólo se desprendió el saco amniótico del bebé de 600 gr. quien tenía su líquido normal y su cordón umbilical, el bebé no salió, no podía hacerlo, estaba transverso, traté de seguir pujando por más de 45 min. pero ya no tenía contracciones ni dolor.

La Dra. que acompañaba a la Dra. Bello en ese momento no pudo ocultar sus lágrimas cuando vio lo que habían hecho, trató de ayudar a cambiar la posición del feto pero le fue imposible, Bello le dijo que se fuera a dormir que estaba nerviosa. Bello quedó sola y me mandó caminando de nuevo a preparto, me dijo que se había equivocado y que no tenía una dilatación completa sino sólo 4 cm, que creyó que por ser fetos pequeños podía expulsarlos.

A las 2:30 a.m. se me realizó un Doppler y ambos fetos, incluso el que llevaba más de 2 horas con su cordón fuera de mis entrañas, ¡seguían vivos!

La Dra. Bello nunca hizo nada por ayudarme, sólo se sentó a jugar con su celular y mandar mensajitos. Ni me miraba, como si yo no estuviese allí frente a ella, con parte de mi bebé afuera. A las 3:30 no pude más con el cansancio, el dolor, la pérdida de sangre y su negligencia, rompí el silencio: le pedí que me ayudara, ya volvían las contracciones pero el que trataba de salir era el bebé de 500 gr. y su hermano le obstruía el canal del parto, la Dra. ni se movió, dijo que saldrían solos tarde o temprano, le dije que sabíamos que era imposible, no dilataba y aún permanecían vivos porque los sentía cómo seguían luchando por salir. Dije que su actitud era negligente y que podía acusarla de mala praxis, respondió que yo debía estudiar mucho como ella para saber lo que era ese término, le respondí que soy médica veterinaria desde hace más de 12 años y que la acusaría formalmente, se levantó por primera vez en 4 horas y dijo que como habían más médicos de guardia ella podía rehusarse a atenderme y nadie podía obligarla, abandonó la sala y no llamó a nadie más... grité desesperadamente para que viniera otro médico. Vino la Dra. María Gullon, quien me enderezó manualmente el bebé y en 5 minutos lo expulsé, eran las 3:45 a.m. y pesó 600 gr, y midió 32 cm. A las 3:50 nació vivo el otro bebé, el de 500 gr, midió 31 cm se movía mucho y Gullon lo colocó en la cama y las enfermeras preguntaban si lo llevaban a neonatología y para mi sorpresa dijo que no, que igual se iba a morir, que esos eran reflejos involuntarios. Una Dra. muy joven dijo que estaba vivo, le colocó el dedo en la boca y el bebé succionó, le preguntó si podía llevarlo a una incubadora y Gullon respondió: lléveselo para que haga el ridículo más adelante... Éste era el bebé que tenia días perdiendo líquido y tenía menos probabilidades de sobrevivir, menor talla, menor peso y aun así permaneció vivo por más de 2 horas. Cada vez es más frecuente ver embarazos cuádruples, séxtuples y hasta óctuples resueltos con cesárea e incubadoras y los bebés sobreviven.

No discutiré si vivían o morían, ni cuánto tiempo, el hecho es que no sólo hubo negligencia y mala práctica de la medicina sino que el grupo en sí, principalmente las Dras. Jeismar Bello y Maria Gullon maltrataron no sólo a mis hijos, sino también mi cuerpo y mi alma.

No era necesario que mi bebé sufriera por más de 4 horas luchando, para morir asfixiado, torturado, estando dotado este hospital con los mejores equipos del país.

No son dioses, no pueden decidir quién vive y quién muere.

No me parece ético ni profesional dejar a cargo de estudiantes la asistencia de partos de alto riesgo mientras los especialistas duermen o pasean.

Sé que nadie allí me apoyará: las enfermeras cubrirán a las doctoras y éstas a las enfermeras pero tengo 2 testigos: Mis bebés por las fotos que se les tomaron en la sala de autopsias donde se aprecian las magulladuras y moretones del bebé que parece muerto a palos; lo otro innegable es la declaración firmada del grupo negligente y abusador, la cual es la historia clínica, es una confesión escrita por ellas mismas, donde registraron cada hora mis signos vitales estables, los distintos ecos donde siempre se observaron transversos, los PCR normales de los días 14 y 16 y las frecuencias cardiacas de ambos a las 2:30 a.m. como evidencia de que seguían vivos.

Las acciones legales no le devolverán la vida a mis bebés, ni borrarán la forma en que murieron, pero contribuirán a que no se repita con otras madres y bebés en un futuro, se lo debo a mis bebés, se lo debo a los bebés que han quedado en el olvido porque nadie se quejó por miedo, flojera o ignorancia, se lo debo a sus madres, me lo debo a mi misma.

Juramento Hipocrático

"En cuanto al cuidado de los enfermos, prescribiré el régimen más apropiado según mi juicio y mi ciencia, y apartaré de ellos todo inconveniente y daño".


"Creo que hay muchos "profesionales" médicos que no lo son de corazón. Son aquellos que escogieron su carrera solo por la vil sensación de poder y dinero. Son simples parásitos de indiferencia ante el dolor humano. No son médicos. Son asesinos con derecho legal de matar. Son pocos. Pero en número suficiente para matar a un ser querido cercano. La próxima víctima puede ser usted......"


Fuente:diariodelosandes.com

Verdades que se deben conocer


A cualquiera de nosotros, los médicos nos puede pasar.

Recuerdo yo, que hace como dos años receté un niño en mi consulta pediátrica de unos tres años de edad, presentaba un cuadro febril y le diagnostiqué una Amigdalitis Aguda; mi receta fue un NINESULIDE a 1 gota por kilo cada 12 horas, un CEFADROXILO de marca reconocida a la dosis de 30 miligramos por kilo por día en dosis dividida entre 2, ya que su administración es cada 12 horas y, otro medicamentos más para la tos.

Las padres se retiraron de mi consulta. Como a las 7 de la noche de ese día y mas ó menos una hora después, recibí una llamada de una Clínica en la que se me informaba que acudiera urgente a la emergencia de allí, porque había ingresado un bebé que había sido evaluado por mi, ese día, y que presentaba una "convulsión febril tónico clónica generalizada".

Me trasladé velozmente, y en efecto el niño estaba allí con cese del cuadro convulsivo por la aplicación medicamentosa anticonvulsivante muy diligentemente realizada por el médico de guardia.

Al realizar mi interrogatorio la madre me manifestó, que al salir del consultorio llegó a su casa y el padre fue a comprar los medicamentos y al llegar solo se le administró primero el ACETAMINOFEN y luego como a los 20 minutos el antibiótico CEFADROXILO (10 a 15 minutos antes de la convulsión).

Al preguntar yo, por qué ACETAMINOFEN?, me explicó la madre que su esposo no había comprado el NIMESULIDE porque en la farmacia le dijeron que el ACETAMINOFEN en jarabe era igual, y que además venía anexo como regalo en una promoción con la compra del CEFADROXILO y se le administró en "gotas" a la dosis del NIMESULIDE indicada en mi receta de ese día. Recuerdo yo que el bebé pesaba 14.6 kg y yo le receté NIMESULIDE, 15 gotas cada 12 horas; por lo que se administraron 15 gotas de ACETAMINOFEN en jarabe para bajarle la fiebre.

La culpabilidad del padre hacia mi no se hizo esperar, ATRIBUYÓ QUE FUÉ EL CEFADROXILO EL CAUSANTE DEL CUADRO CONVULSIVO, me trató muy mal en la emergencia de la clínica, manifestando que si le pasaba algo al niño me iba a demandar, porque el presentó ésta convulsión después del CEFADROXILO administrado y que seguro era por haberle dado este "remedio".

El niño fue hospitalizado y gracias a Dios que por ayuda de la madre, a la que conozco desde hace mucho tiempo, y que gracias a su forma calmada de llevar las cosas y de analizarlas mejor, permitió que el padre ya para el día siguiente, reconociera el error en que cayó al oír la opinión de un vendedor de farmacia, el cual le cambió la receta.

Previamente a lo anterior yo les había mencionado que la dosis subterapéutica recibida de ACETAMINOFEN era completamente diferente a la del NIMESULIDE y que esto fue causal del ascenso del cuadro febril por mala medicación y que la mala suerte jugó, para que el niño tuviera este tipo de complicación neurológica ya descrita.

Hubo mala praxis?

De quien...

Del vendedor de la farmacia?

Recordemos que en nuestro país hay libertad de recetas médicas en las farmacias y farmas de todo el país.

Por que se permite en Venezuela que los vendedores de las farmacias e incluso los Licenciados en farmacia receten a los pacientes? Ejercicio ilegal de la medicina?. Es de difícil comprobación ya que la indicación que se hace en los establecimientos es de forma verbal: " Dale una cucharada de este jarabe cada 6 horas, que es bueno para la tos", "Dale esto cada tantas horas" y así.
Han visto en TV un comercial donde un bodeguero gordo tipo portugués, atiende una señora en su establecimiento, quien acude con un dolor y se guinda rápidamente un estetoscopio para atenderla ya que no va a comprar cebollas, arroz o harina Pan?, le examina los ojos y para una diarrea le receta un rollo de papel toillet. Al final de la propaganda lo que te quieren decir es que no compres en un tipo de "farmas" los cuales son muy reconocidos por la gran cadena que existe en el país. Debes comprar en otros que son menos bodegueros, más farmaceutas y que te lo nombran al final del comercial.

Es culpa del papá por haberse dejado llevar por lo anterior?

Para mala suerte el mas propenso a pagar el pato es "el médico tratante".

A pesar de que mi actuación médica no tuvo nada que ver con una mala praxis, pienso sin embargo que me salvé de este problema...

Porque no hubo un medio de comunicación que le revolviera, le alterara o confundiera más la forma de pensar al padre del niño, quien de por si estaba muy angustiado y fácil de convencer por su estado de alteración nerviosa en el cual se encontraba y que se dijera posteriormente en TV o en medios impresos, cosas como estas:

El doctor no supo que el bebé de seguro podía convulsionar en varias horas.

Al doctor se le olvidó prevenir en forma verbal que no permitieran que le cambiaran en la farmacia la receta indicada; a pesar de que por costumbre tengo esta advertencia escrita en mis récipes pediátricos.

Al doctor se le olvidó decirles a los familiares que ninguno de los medicamentos recetados producía convulsiones.

O simplemente y mas si soy Chavista: "El doctor le receto un remedio rosado que produce convulsiones".

Si me sucede en esta época salvado estoy, porque no soy medico cubano y si soy escuálido mas seguro aún.

De cualquier manera, como lo anterior expuesto no va relacionado en nada a la crisis política del país, específicamente en mi caso, como se le puede echar la culpa a Chávez?

Entonces! que le puede importar a los medios de comunicación sobre lo que le pasó, a este mi paciente pediatrico?

Probablemente a Uds., como médico les ha pasado algo similar, o no?. Y muy a pesar de no haber cometido yo, error en este caso considero que para PERFECTO SOLO DIOS!!

Fuente:www.aporrea.org

Proyecto de Ley contra la Mala Praxis en la Salud


Los servicios sobre los cuales recaen mayor cantidad de denuncias, son los que tienen que ver con la obstetricia (26%), cirugía (25%), traumatología (14%), y pediatría (10%)


El diputado Juan Bautista Pérez presentó ante la Comisión de Desarrollo Social de la Asamblea Nacional, un proyecto de Ley contra la Mala Praxis en la Salud, que busca sancionar - no tanto al médico - sino a las instituciones en las cuales se produzca esta anomalía.

El parlamentario explicó que se trata de una ley corta, pero concisa con sólo 13 artículos, que estima regulará las situaciones que pudieran producirse de situaciones imprevistas en el ejercicio de la medicina.

Indicó que inicialmente se llamaría contra la mala praxis médica, pero argumentó que la responsabilidad no debe recaer en una sola persona, sino en el equipo de salud, asistentes, anestesiólogos, enfermeras(os), en fin todos los actores que tuvieran participación en casos irregulares o con finales no óptimos.

Añadió que en los últimos años se han incrementado las demandas por mala praxis, de las cuales 32 por ciento recaen en el médico y 68 por ciento en instituciones médicas o empresas de medicina pre pagada.

Los servicios sobre los cuales caen mayor cantidad de denuncias, son los que tienen que ver con la obstetricia (26%), cirugía (25%), traumatología (14%), y pediatría (10%). Del total de demandas sustentadas, solo 17.3 por ciento fueron sentencias condenatorias, cifra llamativa, si vemos cómo en el pasado, ni siquiera se admitieron las demandas, informó.

Sostiene que en materia penal prosperó 20 por ciento de los casos, y el monto promedio por demanda oscila por el orden de 583 mil bolívares fuertes.

En cuanto a las bases legales, reveló que se sustenta en los artículos 83 y 84 de la Constitución, sobre el derecho a la salud y la rectoría del Estado en el ejercicio de la medicina, además citó los artículos 409 y 420 del Código Penal añadidos a los artículos 24 y 25 de la Ley de Ejercicio de la Medicina, y el artículo 16 del Código de deontología Médica.

Finalmente precisó que toda la materia investigativa estará a cargo de la Fiscalía General de la República, ente con facultad de ordenar y dirigir la investigación penal de un hecho punible y por supuesto ejercer en nombre del Estado determinada acción.


Fuente:www.vtv.gob.ve

Las Estadísticas de las Negligencias Médicas


Normalmente los pacientes no piensan en negligencias médicas. Después de todo, la gente confía sus vidas a un profesional de la medicina quien tiene años de experiencia y un entrenamiento especializado. Sin embargo incluso los médicos pueden cometer errores que pueden poner su vida en peligro. Lo peor de todo es que hay casos de negligencia médica en donde la negligencia fue la causa de la lesión o la muerte.

¿Cuales son las estadísticas de negligencias médicas en Estados Unidos?

Estudios llevados a cabo por el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciéncias así com la Universidad de Harvard han revelado algunos hechos alarmantes. Las negligencias médicas, al igual que los errores médicos, causan alrededor de 98,000 muertes prematuras al año y sin embargo, menos de la mitad de los médicos del país se enfrentan a sanciones sustanciales debido a errores negligentes.

El abuso sexual y la drogodependencia también han sido reportados entre un pequeño porcentaje de médicos. Sin embargo, estas estadísticas son relativas comparadas con el número de médicos afectados por el propio ambiente laboral, es decir, que la mayoría de los residentes trabajan un número excesivo de horas. Entre los residentes de primer año el promedio de un turno seguido es de 37 horas y media. Los médicos estan obligados a trabajar habitualmente un promedio de 56.9 horas semanales en turnos de guardia con turnos continuos en el hospital, dejándoles con un período de descanso muy corto o prácticamente inexistente. Inclusive el 25% de los residentes han declarado que normalmente trabajan un exceso de 80 horas a la semana.

Si bien las estadísticas varian entre los médicos y la ética laboral, una estadística se mantiene firme incluso cuando ha sido verificada por el Banco Nacional de Datos de Médicos Practicantes. Hay un pequeño número de doctores qe asumen la responsabilidad de los casos de negligencias médicas en un año determinado. Otra estadística alarmante es el costo de las negligencias médicas a la sociedad estadounidense en términos de incapacidad, asistencia sanitaria, pérdida de salarios y gastos personales es de más o menos unos 20 billones de dólares anuales. Sin embargo, el sistema de responsabilidad médica tan solo cuesta 6.7 billones de dólares al año.

La estadística más alarmante, recopilada por la Asociación Nacional de Comisionados de Seguros, es el hecho de que las demandas por negligencia médica estan en realidad disminuyendo. Recuderde que si usted está lesionado debido a la negligencia de un profesional tiene todo el derecho de luchar por sus perdidas y un abogado de Nueva York es la mejor solución.

Fuente:negligencia-medica.org

¿ Porque se murio mi Hija?


En fecha miércoles 26 de noviembre del 2008 a las 6 AM acudí al Hospital Militar “Coronel Elbano Paredes Vivas” ubicado en la Avenida Bolívar de la ciudad de Maracay donde llevaba mi control prenatal. Para cumplir con mi ultima consulta ya que mi fecha probable de parto era el 24/11/2008, me atendió la especialista Carmen Rodríguez, quien al percatarse de que a la fecha aun no había iniciado el trabajo de parto; me refirió un examen de emergencia llamado test de reactividad fetal y cuando tuviera el resultado regresara a la sala de parto del hospital antes mencionado para ser atendida.

Cuando llegue a la emergencia la doctora de guardia me recibió y me dijo que apenas tenia un dedo de dilatación que me fuera y regresara si presentaba dolor, el día jueves 27 de noviembre del 2008 acudí nuevamente al Centro Hospitalario con la preocupación de que ya habían pasado tres días desde que debí haber dado a luz: y de manera no normal; yo no sentía dolores; además de haber escuchado las recomendaciones del Gineco-Obstetra y Ecografista que realizó el estudio que daba como resultado “una placenta madura con calcificaciones, el intestino de la bebe era de grado IV y una circular del cordón al cuello del bebe, donde recomendaba que había que realizar una Cesárea de Emergencia. Siendo estas recomendaciones motivo de preocupación para mi y mi esposo las cuales comunicamos una y otra vez a cada doctora que me examinaba día tras día desde el momento que los recibí; este mismo día (27/11/2008) ya siendo de noche me hicieron otro "Tacto" para saber cuanto había dilatado y una primera doctora dijo “tiene cuatro dedos de dilatación” luego vino otra y dijo “no apenas tienes un dedo de dilatación y cuello largo posterior” vete y regresa si hay dolor que todavía falta, entre la madrugada y mañana ya la bebe debe haber nacido.

Me fui confiando en que al día siguiente mas tardar tendría a mi bebe en brazos. Cuando llegue el viernes 28/11/2008 en la mañana para que me indujeran el parto la doctora de guardia me dijo que no había dilatado nada; que ese día no me iban a ser nada que me fuera, y que si el fin de semana no sentía nada, si no presentaba dolores y/o ningún síntoma de inicio de trabajo de parto que regresara el lunes 01/12/2008 que ese día si me iban a ingresar para la inducción del parto o la cesárea según fuera el caso.

A si paso el fin de semana no sentí ningún síntoma y llegue el lunes 01/12/2008 a primera hora para que realizaran lo que ellos creyeran mas convenientes pero que lo hicieran por que mi desesperación ya era mucha y la única tranquilidad que sentía era que percibía los movimientos de mi beba dentro de mi y eso me decía que estaba ahí. Ese día lunes estuve desde las 6:30 AM hasta las cuatro de la tarde sentada allí en la sala de parto del centro Hospitalario antes mencionado, esperando a que decidieran en que momento y que tipo de procedimiento iban a realizarme; aproximadamente a las dos y treinta (2:30) de la tarde me pasaron a una camilla donde me cambie y me senté a esperar que la enfermera me iba a poner la Via para el tratamiento. En ese momento me preguntaron por un tramite llamado “ Plan Social” y yo comencé a buscarlo en mi carpeta de control para entregárselos a la doctora cuando le mostré lo que para mi era el papel de Plan Social me grito y me dijo que eso no era Plan Social; que era otro papel diferente a ese y que tenia como 4 hojas, yo le dije que no importa que yo lo buscaba, no me importaba los regaños y los gritos, yo solo quería hacer todo lo que ellos necesitaban para poder ingresarme y que sacaran a mi bebe, dentro de mi sentía que mi hija necesitaba salir, ya tenia mas de 41 semanas de gestación.

La doctora me dijo que me vistiera y que bajara a plan social a ver si conseguía el papel; pero que si no lo conseguía, ella no me podía atender así, ni dar ingreso. Yo me vestí rápido y baje con mi esposo a la oficina de plan social y me atendió una señora que me dijo que a esa hora ya no se realizaba ese trámite, que tenia que volver al día siguiente en la mañana. Pero que si la doctora que me estaba atendiendo en la sala de parto consideraba que yo era una emergencia que le pidiera ese tramite al jefe de servicios que este tenia hojas de plan social para esos casos como el mió.

Yo corrí en mi miedo y angustia a que no me regresaran otra vez a mi casa y le comunique esto a la doctora y ella me grito que yo no era una emergencia y que por eso no iba a solicitar las hojas de plan social al jefe de los servicios, por lo tanto que no podía ingresarme que me fuera y regresara el día martes 02/12/2008 en la mañana a primera hora, que mientras mi esposo hacia el tramite en plan social, ella me hacia el ingreso para el procedimiento medico. Antes de irme para que yo me tranquilizara me hizo un tacto y me dijo que todavía tenia un dedo de dilatación y que me iba a abrir un poco para que la bebe en el transcurso de la noche bajara, me puso a oír los latidos del corazón de mi bebe para que yo supiera que estaba bien.

Así me fui angustiada con miedo y aferrada a los movimientos de mi bebe, aproximadamente a las 5:00 AM del día martes 02/12/2008 me di cuenta que los movimientos de mi bebe ya no estaban y le dije a mi pareja que nos fuéramos urgente, llegamos y me senté a esperar a que llegara la doctora o la especialista, habían dos pacientes antes de mi y aun no llegaba la doctora solo habían enfermeras, cuando la doctora llego; me examinaron y luego de no oír a la bebe me pasaron a la sala donde había estado todo el día anterior para realizarme un eco y allí la doctora ecografista me comunico que lamentablemente la bebe no tenia ritmos cardiacos; yo no entendía, no aceptaba, no creía, solo llore y corrí donde mi esposo desconsolada sin saber que hacer para revivir a mi bebe, no tengo palabras para explicar lo que siento, solo se que esas doctoras no merecen ejercer la medicina, no es justo que una criatura que solo quería nacer, perdiera la oportunidad de hacerlo, en manos de personas que dicen ejercer para salvar vidas.

Ese martes 02/12/2008 todos mis familiares se apersonaron en las instalaciones del centro hospitalario “Coronel Elbano Paredes Vivas” indignados y dolidos por lo que estaba pasando y nadie daba una respuesta solo esperar, ellos estaban desesperados porque habían pasados muchas horas desde que la bebe había muerto dentro de mi y aun siendo la 1:00PM no la habían sacado, mi esposo en esa mañana bajo en reiteradas oportunidades a conversar con el director a pedir que le explicara que por que no habían sacado a la bebe que era peligroso para mi, que por que por un papel no me habían atendido el día anterior cuando la bebe estaba viva, y solo recibió una actitud poco aceptable, esquivando las pregunta que mi esposo le hacia con tonos y gestos defensivos, que los médicos no tenían la culpa le decía a mi esposo “ a caso tu eres medico” mi esposo regreso al piso 1 (uno) donde me encontraba esperando que me hiciera efecto el tratamiento de pytosin que me acababan de poner para traer al mundo a mi hija ya sin vida dentro de mi; mis familiares desesperados en la parte de afuera porque solo escuchaban mis gritos, de dolor físico: porque no es igual traer al mundo a un bebe vivo que ayuda a empujar entre contracción y contracción, que a uno sin vida a quien tienes que empujar con dolor para que salga; y los gritos de dolor emocional, que no dejaban de atormentarme al pensar que cuando esa bebe saliera de mi, saldría muerta y no podría sentirla, abrazarla y mucho menos escuchar su llanto.

Cuando al fin di a luz como a las 3.30 de la tarde del día martes 02/12/08 la doctora que atendió mi parto, dijo que había que hacer una autopsia, pedí que me mostraran a mi hija era hermosa; solo sentía dolor e impotencia por no poder hacer nada, escuche decir a la doctora (mostrando a todos los presentes) “que paso aquí porque no le hicieron el procedimiento ayer, la placenta esta envejecida, el cordón umbilical deshidratado, y un liquido amniótico transparente pero con unos grumitos” habían aproximadamente 5 estudiantes, 1 residente 3 enfermeras y la especialista, ninguna de las doctoras del día anterior, a ellas no las volví a ver desde el momento en que una especialista dijo que mi bebe no mostraba ritmo cardiaco y/o movimientos físicos; y son a quienes hago directamente responsables de negligencia medica contra la vida de mi bebe, quien hoy estaría con vida de nos ser por la falta de ética, profesionalismo y humanidad de Maria Mayorca (especialista en gineco-obstetricia del Centro Hospitalario) y Yoselin Bustamante (residente del Área de Sala de Partos del Centro Hospitalario).

Aproximadamente a las 5pm del día 02/12/08 me llevaron a la habitación para estar 24 horas de observación y cumplir el tratamiento, un ambiente lleno de nerviosismo por parte de los galenos, entraban y salían de mi habitación a cada momento, mi niño de 5 añitos; próximo a cumplir 6 el dia 05/12, me llamaba por teléfono desde afuera esperando a que yo saliera con su hermanita a quien consideraba su regalo de cumpleaños, mi esposo afuera sin poder verme porque le decían que ya la hora de visita se había acabado y no podían permanecer adentro del hospital, cualquiera de mis familiares que entraba a la habitación los sacaban porque son las normas, yo me pregunto ¿si también esta en la normativa del Hospital dejar morir criaturas dentro de la madre? hoy puedo decir que viví un infierno en el Hospital Militar de Maracay, y que es hora de que se investiguen casos como estos para que no sigan sucediendo. El miércoles 03/12/08 le realizaron la autopsia a mi bebe, resultados que he pedido reiteradamente y que no me han querido entregar, alegando que debe ser una parte legal que me represente quien solicite una copia del documento, pedí un informe medico y me dijeron que eso se entregaba de 10 a 15 días hábiles, hechos que considero agreden mis derechos de madre.

El director del hospital, le dijo a mi esposo que se realizaría una junta medica, donde le explicarían que había sucedido (el porque la muerte de la bebe) cuando mi esposo se dirigió a la dirección para saber que había pasado con la reunión el director le respondió que ya ellos se habían reunidos (sin mi esposo) y que el podía darle la explicación medica que yo necesitaba; pero que en ese momento no podía porque el iba saliendo, que la doctora de guardia también me podía explicar pero ella estaba ocupada, le dijo que si quería se le podía leer la autopsia pero no hacerle entrega del documento, y además de manera prepotente y altanera le comunico que el podía ir donde quisiera a denunciar que de igual forma nada cambiaria.

¿Es esta un persona que debe dirigir un centro donde el salvar vidas depende de las decisiones que ellos puedan o no tomar? no dejo de repetirme día a día; el hecho de que mi embarazo fue siempre controlado, que mi bebe siempre gozo de salud fetal conservada, que realice todo tratamiento que me mandaban, que mi alimentación y todo lo que a la espera de esta bebe se trataba siempre fue correcta; por cuanto no duermo pensando que todo pudo ser diferente si las doctoras el día 01/12/08 y en los días anteriores a ese en los cuales acudí a ese Centro Hospitalario me hubiesen atendido como el caso de mi bebe lo requeria. El día martes 02/12/08 aproximadamente a las 10.30 de la mañana una persona se le acerco a mis familiares y amigos a preguntarles que había pasado, porque lloraban y luego de enterarse narro a mi familia “ que hace aproximadamente un mes; ella siendo trabajadora del Centro Hospitalario había vivido una experiencia similar….había perdido a su bebe en esa misma sala de partos y en iguales circunstancias; ella se ofreció para testificar en caso de que mi familia tomase acciones legales contra el hospital militar.

Fuente:www.consumid.org
 
meytabuscador vuelos baratos Free counter and web stats Venta Casas